jueves, 27 de septiembre de 2018

Crucero "Un mar, mil maneras de vivirlo". MSC Divina . 3er. día a bordo



Tercer día de viaje y llegamos a Génova, una bonita ciudad repleta de bellos palacios, callejones encantadores y  barrios coloridos.


La ciudad de Génova se encuentra a pie de puerto , por lo que se puede recorrer totalmente por libre. Para los cruceros que atracan lejos de la salida del puerto,  la autoridad portuaria pone una lanzadera gratuita hasta el edificio principal, pero a nosotros no nos hizo falta , ya que atracamos justo delante del edificio principal de la Estación Marítima. 

Desde el balcón del  camarote pudimos ver que teníamos al lado al MSC Opera



Desayunando observamos que por la otra parte estaba atracando un buque de guerra,  y que mas lejos habían varios ferrys.  Y es que  Génova es el primer puerto de Italia y el segundo en importancia del Mar Mediterráneo después de Marsella.




A las 9 y algo ya estábamos saliendo de  la Estación Marítima. Lo primero que ves nada más salir es el “Palazzo di Andrea Doria”,  que fue construido como residencia del príncipe Andrea Doria y con el tiempo se convirtió en lugar de hospedaje de personajes ilustres que visitaban la ciudad.


A pocos  metros de allí tenemos paradas de autobuses que van al centro de la ciudad y  la estación de tren. Nosotros íbamos a hacer el recorrido a pie, así que nada más salir de la terminal giramos a la derecha, siguiendo por debajo de la carretera elevada en busca el puerto de Génova, una de las zonas más frecuentadas por los turistas.



Una vez en el puerto vimos el "Nazarius Saurio" (S518), el submarino de la marina italiana que desde 2009 descansa  en ese dique . Su último viaje fue desde el Arsenal de la Spezia donde hay una base del ejército.


Muy cerca está el “Galeón Neptuno”, una réplica de un galeón español del siglo XVII. Este barco fue construido en 1985 para la película “Piratas” de Roman Polanski.



A pocos metros encontramos el “Acuario de Génova”. Se trata del acuario más grande de Italia y el segundo en la Unión Europea, tras el de Valencia. Nosotros somos de Valencia, así que no lo visitamos por dentro.


Desde la zona del puerto nos dirigiremos al edifico de la autoridad portuaria  donde encontraréis la entrada a pie a la zona del casco histórico de Génova.

El "Palazzo San Giorgio" es uno de los edificios históricos más importantes y conocidos de Génova. Actualmente alberga la sede de la "Autorità di Sistema Portuale del Mar Ligure Occidentale".


Nada más pasar el edificio que hay a la derecha del de la autoridad portuaria podremos acceder a la “Via San Lorenzo”,  una vía peatonal hasta la Piazza Giacomo Matteotti.

Enseguida encontramos las señalizaciones que nos dirigirán a la Catedral, que está a unos 500 metros.



“La Cattedrale di San Lorenzo” es  otro de los edificios más importantes de la ciudad. Fue construida alrededor del año 1098 sobre una basílica del V - VI siglo y ampliada en formas solemnes y preciosas, la catedral dedicada a San Lorenzo Martire contiene las cenizas del patrón San Giovanni Battista, que llegaron a Génova al final de la Primera Cruzada.



Alrededor de la catedral y las representaciones de la fachada circulan historias curiosas y fascinantes leyendas.

Al igual que en la mayoría de edificios religiosos, es necesario llevar ropa que cubra los hombros y las piernas.

Continuando por la Vía San Lorenzo llegamos a la "Piazza Giacomo Matteottios", donde se encuentra el  "Palazzo Ducal". Este fue la antigua residencia del dux de Génova o Dogo desde 1339. En la actualidad es un museo y un centro para exposiciones de arte, conferencias, ciclos de reuniones, festivales, exposiciones y actividades educativas.


Desde su construcción ha tenido varias reestructuraciones y ampliaciones. En 1777 un grave incendio obligó al edificio a someterse a una importante restauración.

En 1992 con motivo de las celebraciones del 500  aniversario del descubrimiento de América por Cristóbal Colón , el palacio  fue restaurado de nuevo  siendo la restauración más extensa llevada a cabo en Europa.

A partir de aquí la vía San Lorenzo deja de ser peatonal. Podemos seguir hasta el final de la misma donde están los restos de la supuesta casa  natal de Cristóbal Colón.


Se cree que Colón nació y vivió allí  con su padre . Tras quedar destruida por los bombardeos de la guerra con los franceses, fue  reconstruida en el siglo XVIII para dejarla como podréis encontrarla ahora.

 En la actualidad se ha convertido en una exposición histórica que recoge varios partes de su niñez y de su juventud. Junto a la misma se encuentra el claustro del antiguo convento de Sant’Andrea y la  "Porta Soprana" o "Porta di Sant'Andrea"  que fue una de las puertas de acceso a la ciudad .




Desde allí tomando la Via Ceccardo Roccatagliata Ceccardi llegaremos a  la Via XX Settembre, la calle donde se encuentran las tiendas mas importantes de las firmas de moda internacionales.

El día de nuestra llegada era sábado y estaba declarado día de luto nacional por las muertes producidas por el derrumbamiento del puente de la autovía. Casi todos los comercios estaban cerrados hasta mediodía, hora a la que se celebraba el funeral de estado. Por ello había muy poca gente por las calles y los turistas pudimos recorrer y visitar todo lo que teníamos previsto con mucha tranquilidad.

Carabinieri esperando salida de las primeras autoridades.

Al final de la Via XX Settembre está la "Piazza De Ferrari", uno de los lugares más importantes de la ciudad entre el centro histórico y el centro moderno.  Es la principal plaza de Génova, lugar de cita y  reunión para  manifestaciones ciudadanas, fue dedicada a Raffaele De Ferrari, duque de Galliera.


En el centro de la plaza está su principal atractivo,  la monumental fuente de bronce, obra del arquitecto Cesare Crosa di Vergagni del 1936.


La plaza está delimitada por el "Palazzo della Regione Liguria",  actualmente la Delegación regional del gobierno,   el "Teatro Teatro Carlo Felice" ,  el edificio de la "Accademia Ligustica di Belle Arti", la "Agencia Consular de US"  y también  la fachada lateral de "Palazzo Ducale".


Desde la   Piazza De Ferrari  subiremos por la “Via XXV Aprile” para buscar  la “Piazza Fontane Marose” y así llegar a la “Vía Garibaldi”, una de las calles principales del centro histórico de la ciudad de Génova. Antiguamente conocida como la Strada Nuova (Calle Nueva), esta calle de 250 m de longitud fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2006.


En la Via Garibaldi  encontraremos elegantes palacios que representan la sociedad mercantil del siglo XVI. Esta calle está considerada como una de las más bellas  de toda Italia.


Aquí podremos comenzar visitando el palacio más majestuoso de la Via Garibaldi, el "Palacio Niccoló Grimaldi o Doria Tursi" (Via Garibaldi 9), seguido encontramos el "Palacio Luca Grimaldi o Palacio Bianco” (Via Garibaldi, 11), y el Palacio Rodolfo y Francesco Maria Brignole o Palacio Rosso” del siglo XVII (Via Garibaldi, 18) . Alguno de ellos se pueden visitar de forma gratuita.




 

  Al final de esta calle,   en la “Piazza della Meridiana” está el túnel peatonal que antiguamente llegaba al ascensor  que sube a la "Belvedere Montaldo (Spianata Castelletto)", pero que en la actualidad NO tiene acceso al mismo. Algunos foros aún informan  que se puede acceder desde allí, pero nosotros pudimos comprobar que la salida del mismo está cerrado con vallas. Si deseáis subir a la Spinata de Castelleto habrá que regresar por la Via Garibaldi o subir antes de hacer el recorrido de los palacios. En la "Piaza del Portello" se encuentra la entrada al "Ascensore Castelletto Est".



Os recomiendo la subida a la Spianata Castelletto.  La vista desde allí arriba es preciosa. Se pueden obtener unas impresionantes vistas del puerto y de toda la ciudad de Génova. Se trata de una Impresionante  “terraza” suspendida sobre el centro histórico con unas  vistas de 360° sobre la ciudad y el puerto.



Se puede admirar Génova desde arriba, con los tejados de pizarra de las viejas casas, torres medievales y cúpulas barrocas. Y seguramente te cruzaras con la gente que sube en el ascensor para entrar a sus casas desde los tejados.



Nosotros coincidimos  en el mirador con una pareja de jóvenes a los que oímos hablar en español. Habían subido en "Vespa" . El chico que era italiano , le mostraba la ciudad a su amiga hispanoamericana. El joven nos comentó que no había pareja de novios que no hubieran subido a este sitio para contemplar las vistas y luego tomarse un helado en una "gelateria" que había a pocos metros.

De regreso al puerto podemos parar en  la vía Balbi  donde se encuentra el "Palacio Real (Palazzo Reale) o Palazzo Stefano Balbi" , construido en el siglo XVII por la familia Balbi y residencia, en el siglo IX, de la familia real de Saboya.


Y luego directos a la Estación Marítima, donde al acercarnos se podían observar las casitas de colores sobre la colina y las nubes que presagiaban tormenta.



En la entrada de la Estación Marítima aún brillaba el sol y se veía la chimenea del MSC Divina, pero fue empezar a subir por las escaleras y nos cayó un buen chaparrón.


Pero después de la tormenta y antes de partir aún pudimos disfrutar de un chapuzón y unos cockteles.


Posteriormente una deliciosa cena y el espectáculo, hoy tocaba "The Tribute" (canciones de clásicas operas italianas).
 


Y con todo ello mientras anochecía nos despedimos de Génova, tal vez la ciudad que más nos gusto de todo el viaje. Ciao Genoa !!!!



viernes, 21 de septiembre de 2018

Crucero "Un mar, mil maneras de vivirlo". MSC Divina . 2º día a bordo



Ya  que la llegada a Marsella no estaba prevista  hasta las 13.00 , aprovechamos para desayunan un poco más tarde y posteriormente pasar por el MSC AUREA SPA , donde relajarnos un poco con el masaje que entraba en nuestra experiencia.


Se trataba de un masaje balinés de 1  hora. Dos jóvenes indonesias  nos esperaban en la puerta  de una  habitación  cálidamente iluminada y perfectamente aromatizada,  donde utilizando una mezcla de técnicas orientales, nos realizaron un  masaje tradicional de  "manos y aceite aromático" para calmar y aliviar nuestras tensiones. Nosotros habíamos elegido el masaje balinés de intensidad media.


Una vez finalizada la sesión y relajado nuestro cuerpo y nuestra mente, subimos a la cubierta de la piscina para tomar un cóctel ,  darnos un baño y almorzar algo  antes de llegar a nuestro destino.


Marsella es un lugar que se puede visitar  por libre sin ningún tipo de problema. Es una ciudad portuaria  y  la segunda más poblada de Francia con más de 850.000 habitantes.  Es el puerto comercial más importante del Mediterráneo.


Desde el lugar en el que atraca  el barco hasta al centro de la ciudad hay varios kilómetros, pero se puede llegar fácilmente  en taxi o autobús.

Existen varias formas de hacerlo:

-  El autobús lanzadera (de pago)  de la propia compañía de cruceros, en el caso de MSC cobraba sobre 15 euros por pasajero, ida y vuelta.

- Taxis, a pie del barco siempre hay taxistas esperando a los cruceristas.

- También existe un bus gratuito que ponen las autoridades portuarias para el traslado de los cruceristas. Este servicio no está anunciado por ninguna parte , aunque al bajar del barco se puede ver  en el suelo una línea pintada  de color verde con un peatón dibujado. Siguiéndola  unos 1000 metros encontrarás una rotonda en cuyo centro hay una gran hélice, a la izquierda está la marquesina de la parada del autobús gratuito, "SHUTTLE BUS FREE STATION".



Notros elegimos este último  medio para llegar a la ciudad.

 Éste bus hace el recorrido por dentro del puerto hasta“La Joliette”, allí se baja y se sale por una puerta donde hay un guardia de seguridad . El ultimo bus de regreso al barco es sobre las 17.00  horas

Una vez fuera nos encontraremos en la Quai du Lazaret nº 23, junto al edificio principal del "Gran Puerto Marítimo de Marsella" , tendremos que girar  a la derecha y coger la "Quai du la Joliette"  en búsqueda de  la Catedral, lugar donde habíamos fijado el inicio de  nuestro recorrido por la ciudad de Marsella.


La basílica catedral de Santa María la Mayor​ (en francés, Cathédrale Sainte-Marie-Majeure de Marseille) pero más conocida en Marsella como La Major) es la Catedral de Marsella. Se levanta sobre una explanada,  entre el Vieux-Port y el puerto comercial, cerca del distrito de la Joliette y del Fuerte Saint-Jean.




La planta de cruz latina fue concebida por el arquitecto francés Léon Vaudoyer siguiendo el estilo románico-bizantino ya puesto en práctica en la también marsellesa Notre-Dame de la Garde (punto principal de visita de casi todos los cruceristas).

El Fuerte de Saint Jean (San Juan) vigila la entrada del puerto viejo  , es del siglo XII y  está rodeado por un foso inundable que mandó  construir Luis XIV para que la fortaleza pudiera quedar aislada de la ciudad en caso de necesidad.


En la misma esquina del fuerte (junto a las escaleras de la Catedral),  está la parada del autobús  de la línea 60, que por 2 € nos llevará hasta la basílica más importante de Marsella.



Ese mismo billete sirve para volver a bajar siempre que no hayan transcurrido 100 minutos desde  la validación del mismo.

Dando tiempo suficiente a visitar la basílica y admirar las impresionantes  vistas de Marsella desde el punto más elevado de la ciudad.




Mientras íbamos en el bus observamos que el “Petit Train de Marseille” se coge desde en puerto viejo       (donde comienzan los puestos de jabones y souvernirs). En dicha parada se amontonaban grupos de turistas esperando que llegara uno vacío. Nosotros elegimos el bus porque además de ser mucho más barato (el billete del trenecito cuesta sobre 8€ i/v ), nos lleva al mismo lugar y tiene muchísimo menos tiempo de espera.


Bordeando el puerto comenzamos el inicio de la subida a basílica  por unas calles bastante empinadas,  en unos 15 minutos estábamos ante las escaleras de Notre Dame de la Garde. Tras nosotros iba el trenecito turístico que   arriba  tiene la parada  en el mismo lugar.

Notre-Dame de la Garde “La Bonne Mère”, es el icono emblemático de la ciudad que vela por los marineros, los pescadores, y todos los marselleses.  Es un magnífico templo construido en el siglo XIX en estilo romano bizantino coronado por una escultura en bronce de la virgen, la Bonne Mere (Buena Madre).




La basílica es de estilo romano-bizantino. El edificio está formado por dos partes: una iglesia inferior con la  cripta,  y una iglesia encima que es  el santuario dedicado a la Virgen.


De regreso para abajo paramos en el  Vieux-Port .Allí nos llamó la atención  el espejo  gigante  del Vieux Port. Diseñado por el estudio de arquitectura Foster & Partners mide 46 metros y no es un espejo en sí, está hecho de acero inoxidable, altamente pulido para poder reflejar las personas y el entorno de Marsella.


El Vieux-Port  actualmente  la zona más turística de Marsella.  Es una  zona muy típica llena de bares donde podremos pasear viendo todo tipo de embarcaciones  y encontrar los famosos puestos de jabones (producto típico de Marsella).





Desde el puerto se observa una bonita imagen de "Notre Dame de la Garde".

Cerca del Puerto Viejo se encuentran  también otros  lugares de interés como son el  Fuerte de San Nicolás, El Hotêl de Ville (Ayuntamiento), la Abadía de Saint Víctor o el Teatro Nacional de Marsella .  Desde el paseo marítimo se divisa la isla d'If y su famoso castillo.

El "Castillo de If" es una fortificación francesa edificada entre 1527 y 1529 donde en la ficción estuvo preso el Conde de Monte Cristo.


El regreso a La Julliete lo hicimos paseando por el la parte más antigua de Marsella , el barrio conocido como “Le Panier”.


Este era el barrio donde se instalaron los pescadores y armadores, y posteriormente los inmigrantes que llegaban a Marsella. Aunque no le rodea una buena fama, en la actualidad los turistas recorren sus callejuelas visitando sus tiendecillas  y bares donde tomar algo.

De regreso al lugar donde a mediodía nos había dejado bus y ya que eran casi las 18.30 y ya no había servicio de lanzadera gratuito, decidimos buscar un taxi que nos llevara de regreso al Divina. 

En la parada de taxi coincidimos con otros cruceristas que también habían realizado su visita a Marsella por libre. En pocos minutos comenzaron a llegar taxis para recoger clientes, todos muy nuevos. Los italianos que iban delante de nosotros subieron a un flamante Audi Q7, y nosotros cuatro a un bien cuidado Peugeot 508 que nos hizo recordar las escenas de la película “Taxi Express” .  No sé si el conductor estaba inspirado en aquel taxista marsellés de la película, porque llegamos antes que los del Q7 al barco, eso sí, en la última curva de la terminal entró en contra dirección y casi nos metemos dentro de otro taxi ¡!!!

El traslado nos costó 15 euros , cosa que siendo cuatro personas sale bastante rentable.  A los italianos que eran dos les cobraron 16 euros. Debió ser por viajar en coche de alta gama  jajjaja.

Una vez en el barco tocaba refrescarse  y prepararse para la cena  y el espectáculo, hoy tocaba "Starwalker" un tributo al Rey del Pop , el gran Michael Jackson.


Y refrescándonos con un buenísimo "BBC" nos despedimos de Marsella...
Au revoir Marseille !!!!


Crucero "Un mar, mil maneras de vivirlo". MSC Divina . 3er. día a bordo

Tercer día de viaje y llegamos a Génova , una bonita ciudad repleta de bellos palacios, callejones encantadores y  barrios coloridos. ...